CORTE DE DIGESTIÓN

Es debido a un cambio brusco de temperatura en nuestro organismo mientras hacemos la digestión. Sé precavido y no hagas ningún ejercicio intenso que implique sudoración excesiva ni te bañes en el mar después de comer.
Reposo. Antes de nada, hay que procurar reposo a la persona con corte de digestión. Túmbate a la sombra, elévale los pies y gírale la cabeza por si vomita.
Agua. Dale agua sólo si la pide. Si es así, procura que la beba a pequeños sorbos.
Paños de agua fría. Servirán para bajar la fiebre que, aunque es poco probable, puede que aparezca de forma temporal.
Dieta líquida. Cuando se tengan ganas de comer, hay que empezar con una dieta líquida a base de zumos dulces.

Éstos son los síntomas: Hipotensión, debilidad, náuseas, vómitos, escalofríos y, ocasionalmente fiebre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.