Nabo

El nabo
Tiene también, tal como las espinacas, pero con muchas menos cualidades, sus aliados incondicionales y sus detractores encarnizados. Poco nutritivo, suministra 35 calorías por cada 100 g. Su consumo no es recomendable para las personas de intestino delicado, salvo que sea bien cocido y hecho puré.
Debe cocerse bien y reducirse a puré. El sabor un poco fuerte del nabo desaparece cuando se le somete a una precocedura de 10 minutos en agua hirviendo.
Crudo, rayado como las zanahorias, constituye, mezclado con estas, una entrada… tan agradable a la vista como al gusto: Para consumirle crudo, deberá usarse perfectamente los pequeños nabos redondos que se encuentran al principio de la primavera y cuyas hojas, las nabizas, puede guardar para hacer una sabrosa sopa. En los meses de invierno, la hoja llamada nabiza es sustituida por el grelo, amigo inseparable del lacón y parte importante del caldo Gallego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.