Soja

La soja
Su potencia calórica es fantástica:400 calorías por cada 100 g. de semillas limpias de aceite. Es también, de todas las legumbres, la más rica en nitrógeno, en grasas y en vitaminas. Para convencernos de su valor energético, recordemos la pobreza de los países que son sus mayores consumidores.
La soja debería tener en nuestras mesas y en nuestros menús un lugar preponderante. Los restaurantes orientales divulgaron, en buena hora, el empleo de los retoños de soja, que comenzamos a encontrar en nuestros mercados y en las tiendas de productos dietéticos.
Existen varias especies de soja y que apenas conocemos en Europa la variedad de grano blanco, que no es la más estimada por los especialistas de la cocina oriental; ellos prefieren la especie amarillo-roja que se come en ensalada como nuestras alubias; la especie negra, muy tierna, con la que se hacen sopas; y sobre todo, la famosa salsa roja, que figura en todas las mesas orientales, y que utilizamos para regar el arroz, especialmente cuando constituye la guarnición de un plato de pescado.
Con la soja verde germinada hacemos deliciosas ensaladas con sabor a avellana. Si por casualidad las semillas que compró amarillean un poco, antes de usarlas échele agua hirviendo un poco salada durante un minuto, no más. Escurra, deje enfriar: la soja habrá recuperado la blancura inicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *